Información

Histoplasmosis canina


Visión general
Quién diría que la tierra sobre la que caminamos alberga un hongo llamado Histoplasma capsulatum que puede causar una infección crónica no contagiosa llamada histoplasmosis en animales y humanos. La histoplasmosis se encuentra en todo el mundo y afecta con mayor frecuencia a perros y gatos.

Si bien este hongo se puede encontrar en cualquier lugar, le gustan más los ambientes cálidos y húmedos y prospera especialmente en suelos que contienen desechos de pájaros o murciélagos. Histoplasma capsulatum se encuentra comúnmente en los valles del río Mississippi y del río Ohio en los EE. UU.

Cómo los perros se infectan con histoplamosis:

Lo más probable es que su perro se infecte con histoplasmosis al inhalar esporas de hongos, que luego acampan en los pulmones de su perro y se multiplican, causando una infección localizada. Su perro también puede infectarse por transmisión oral, donde el organismo luego causa una infección en los intestinos. La infección por hongos puede permanecer dentro de los pulmones o los intestinos, o puede extenderse a otras partes del cuerpo, causando una infección generalizada o sistémica, que afecta los ganglios linfáticos, el bazo, el hígado, la médula ósea, la piel o los ojos.

Se cree que los perros que tienen una exposición prolongada al suelo con altos niveles del hongo tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad. Dado que el organismo se encuentra en el exterior, en el suelo, la mayoría de los perros que se infectan son jóvenes y de razas más grandes, incluidas las que se utilizan comúnmente para la caza.

Síntomas
Los síntomas de la histoplasmosis son impredecibles y, a menudo, inespecíficos. Pueden incluir:

  • Fiebre leve
  • Depresión
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea persistente
  • Heces alquitranadas o con sangre
  • Esfuerzo al defecar
  • Drenaje de lesiones cutáneas
  • Infeccion ocular
  • Si la enfermedad se ha propagado y se ha generalizado, su veterinario puede encontrar que el hígado, el bazo y / o los ganglios linfáticos de su perro son más grandes de lo normal y que las articulaciones de su perro se han visto afectadas.

Diagnóstico
Su veterinario realizará un examen físico completo de su mascota y tomará un historial completo de su actividad y los lugares que visita.

Debido a que los síntomas de histoplasmosis a menudo son vagos, su veterinario puede recomendar las siguientes pruebas de detección para ayudar a respaldar un diagnóstico tentativo de histoplasmosis:

  • Pruebas químicas para evaluar la función renal, hepática y pancreática, así como los niveles de azúcar.
  • Pruebas de anticuerpos para identificar si su mascota ha estado expuesta a enfermedades infecciosas o transmitidas por garrapatas
  • Un hemograma completo (CBC) para descartar afecciones relacionadas con la sangre
  • Pruebas de electrolitos para garantizar que su perro no esté deshidratado o sufra un desequilibrio de electrolitos.
  • Análisis de orina para detectar infecciones del tracto urinario y otras enfermedades, y para evaluar la capacidad de los riñones para concentrar la orina.
  • Pruebas especiales de ELISA o PCR de sangre y orina
  • Citología y / o histopatología; estas pruebas pueden ayudar a diagnosticar definitivamente la histoplasmosis mediante la identificación microscópica de Histoplasma capsulatum, con tinciones especiales.

Se pueden agregar pruebas adicionales de forma individual. Su veterinario le recomendará un curso de acción específico para su mascota.

Tratamiento

El éxito del tratamiento de su perro depende de su historial, estado físico y los resultados de las pruebas de diagnóstico. Además, si la enfermedad se ha propagado desde los pulmones o los intestinos a otras áreas de su cuerpo, podría tener un impacto negativo en el pronóstico de su perro.

Gracias a los nuevos avances en los medicamentos antimicóticos, ahora se encuentran disponibles tratamientos con menos efectos secundarios graves que los que se usaban en el pasado. Es posible que sea necesario administrar medicamentos hasta por 6 meses para tratar con éxito esta enfermedad. Su veterinario trabajará con usted para controlar de cerca la tolerancia de su perro al medicamento y la respuesta al tratamiento, y también puede recomendar análisis de sangre de rutina y otras pruebas de diagnóstico a intervalos específicos durante el tratamiento.

Prevención
Limitar la exposición de su perro a áreas de alto riesgo es la mejor manera de evitar que se infecte con histoplasmosis.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario; son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.


Hematuria como síntoma de cáncer

Cada vez que el cáncer aparece en una lista de posibles causas, nos da un poco de pánico. Afortunadamente, el cáncer de riñón y del tracto urinario es poco común en los perros. Sin embargo, ocurre, especialmente en razas de perros que pueden estar predispuestas a estos cánceres, como West Highland White Terriers, Scottish Terriers y Shetland Sheepdogs. El tipo más común de cáncer del tracto urinario es un tipo de cáncer llamado carcinoma de células de transición (TCC).

Entonces, ¿cómo saber si la sangre en la orina de su perro es un síntoma de cáncer o alguna otra condición?

Aparte de la sangre en la orina, existen otros síntomas de cáncer de riñón y del tracto urinario, que incluyen la vejiga, los uréteres y la uretra. La pérdida de peso, la pérdida de apetito, la depresión y la fiebre son síntomas del cáncer de riñón. La dificultad para orinar, el dolor al orinar, la micción frecuente que solo produce pequeñas cantidades de orina y las infecciones bacterianas secundarias del tracto urinario intratables, por otro lado, podrían ser un signo de un cáncer del tracto urinario, como el TCC. Sin embargo, la mejor manera de averiguar si la sangre en la orina de su perro es un signo de cáncer u otra enfermedad es llevar a su perro a su veterinario para realizar más pruebas.

El TCC solía tener un pronóstico muy precario. Sin embargo, los desarrollos recientes en el campo veterinario están mejorando este pronóstico con una combinación de medicamentos como el fármaco de quimioterapia mitoxantrona y el fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) piroxicam, y la cirugía.

Lo mejor de todo es que ahora el diagnóstico es más fácil con la prueba de análisis de orina de captura libre: CADET℠ BRAF Mutation Detection Assay. El ensayo de detección de mutaciones CADET℠ BRAF es una prueba de análisis de orina no invasiva y de captura libre que puede detectar el cáncer de vejiga canina (TCC / UC) meses antes de que se presenten los síntomas, lo que permite la intervención terapéutica más temprana.


Posibles causas de hematoquecia

Las posibles causas de sangre roja brillante en las heces de un perro incluyen:

Lesiones o traumatismos en el ano

Una causa común de que el perro tenga heces con sangre de color rojo brillante se debe a algún tipo de lesión o trauma en el ano o el área anal (por ejemplo, ser mordido en los cuartos traseros durante una pelea de perros). También puede deberse a la rotura de un absceso del saco anal.

Los perros con colas bajas y pegadas al cuerpo (por ejemplo, pastores alemanes) son propensos a una afección llamada fístulas perianales. Estas son lesiones infectadas causadas posiblemente por la inflamación del sudor y las glándulas sebáceas en y alrededor del ano.

En todos estos casos, la sangre en las heces del perro no proviene del interior del cuerpo del perro.

Por lo tanto, cuando vea sangre de color rojo brillante en las heces de su perro, primero revise el área anal para averiguar de dónde proviene la sangre.

Si es por una lesión en la zona anal, intente detener el sangrado y desinfecte la zona. Acude al veterinario para un tratamiento adicional.

Parásitos intestinales

Otra causa común de heces con sangre de color rojo brillante en los perros son las lombrices intestinales, como lombrices intestinales y lombrices intestinales, y parásitos intestinales como Coccidia y giardia.

Infecciones bacterianas y virales

Las infecciones bacterianas como Salmonella, E. Coli y las infecciones virales como el parvovirus y el virus corona también pueden hacer que los cachorros y los perros pasen heces con sangre de color rojo brillante.

Enfermedades inflamatorias del intestino

Las enfermedades inflamatorias del intestino (p. Ej., Colitis) pueden hacer que los perros defequen con sangre. Busque otros síntomas acompañantes, como distensión abdominal, diarrea y vómitos.

Intolerancia o indiscreción dietética

Comer demasiado, comer alimentos en mal estado o la intolerancia a los alimentos y las alergias a los alimentos a veces pueden causar heces con sangre en los cachorros y los perros. Por lo general, el perro también vomitará, tendrá calambres estomacales y diarrea.

Gastroenteritis hemorrágica (HGE)

La HGE es una enfermedad en perros cuya causa se desconoce. Por lo general, causa una aparición muy repentina de diarrea con sangre fresca. Busque otros síntomas como vómitos, no comer y apatía. A veces, también se pueden ver heces negras y alquitranadas (melena).

Pólipos colorrectales o cáncer

La hematoquecia puede indicar afecciones más graves, como pólipos en el colon o el recto, o cáncer de colon.


La sangre en las heces de un perro puede ser una indicación de parásitos intestinales. Mientras que algunos parásitos se alimentan del exterior del cuerpo de su perro, otros se introducen en sus intestinos. Estos parásitos pueden causar mucho daño en muy poco tiempo.

Algunos de los otros signos de que su perro tiene parásitos intestinales incluyen:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Scooting
  • Pérdida de peso repentina
  • Toser
  • Hinchazón del estómago

Un veterinario puede recetarle medicamentos para deshacerse de los parásitos de su perro, y suele ser muy eficaz. Cuanto más espere para que examinen a su perro, más probable es que los parásitos causen daños a largo plazo.


Ver el vídeo: Dimorphic Fungi: Histoplasmosis Hot Topic (Septiembre 2021).